Liderando Bien | Saturate
En EspañolLiderazgo

Liderando Bien

AÚN CUANDO NADIE PUEDE VERNOS

By April 7, 2020 No Comments

No era una pregunta que esperaba; no era una pregunta que alguna vez pensé qué tendría que responder.

Media semana después del encierro por el COVID-19, envié un correo electrónico a un pastor terminando con la frase: “Avísame si puedo hacer algo por ti en esta temporada tan loca”. No esperaba una respuesta; Si soy completamente honesto, la frase fue simplemente una formalidad para mí, algo que se supone que uno debería de decir. Así que imagina mi sorpresa cuando, no tres minutos después, una respuesta llegó a mi bandeja de entrada:

“¿Cómo sé que estoy liderando bien cuando no hay recursos, ni experiencias para un momento como este?” La pregunta me detuvo en seco.

Liderando personas cuando no podemos acercarnos a ellas

¡El llamado pastoral está obviamente enfocado en las personas! Cuando vemos que una verdad espiritual ilumina la cara de alguien, sentimos que estamos liderando bien. Cuando una reunión tiene más personas que la semana anterior, o se lanza un nuevo grupo pequeño, o tenemos bautismos o participamos de la comunión, sentimos que estamos liderando bien. Cuando la moral del staff, el uso del edificio, o las donaciones financieras son fuertes, sentimos que estamos liderando bien. Rayos, incluso sentimos que estamos liderando bien cuando el hombre de la tercera edad que se durmió durante los sermones semanales los últimos cinco años nos da la mano el domingo y dice: “Buena predica”. Se siente bien.

Entonces, ¿qué hacemos cuando todas esas cosas desaparecen? ¿Cómo sabemos que estamos liderando bien cuando no sabemos cuál es la prioridad, cuando tenemos poca interacción humana, cuando nadie puede ver?

No creo que esta sea una lista completa, pero después de algunas oraciones y reflexiones, aquí hay seis preguntas para considerar, como una “lista de verificación introspectiva” para ayudar a saber, incluso estando aislados, que todavía estamos liderando bien. Algunas son más sobre nuestros roles; las otras son más sobre nuestras almas.

1. ¿Nuestra gente está conectada, comunicada y siendo cuidada?

Hay muchas tareas, roles y deberes involucrados en el liderazgo de la iglesia, pero el estandarte bajo el cual todos caen es el encargo de Pedro: “Cuiden el rebaño de Dios que está entre ustedes” (1 Pedro 5: 2). Resulta que crié ovejas cuando era niño, así que sé que el pastoreo se ve diferente en cada momento: a nuestro rebaño lo ejercitamos, alimentamos, damos agua, bañamos, administramos medicamentos y más, (incluso ayudamos a los corderos a nacer).

De manera similar, en algunos momentos, pastorear el rebaño de Dios puede implicar hacer una llamada de asesoramiento, preparar o predicar un sermón (grabado), satisfacer una necesidad, enviar algo de apoyo de manera misional o más. Mientras pasemos nuestros días creando constantemente formas para que nuestros rebaños estén bien pastoreados, conocidos y cuidados, comunicados y conectados, podemos confiar en que estamos liderando bien.

2. ¿Nuestro staff y líderes tienen claros sus roles, y están siendo equipados y enviados a una nueva versión del discipulado de primera mano?

Para algunos líderes, una tendencia en tiempos de crisis es poner todo en su plato o bajo su cargo e intentar hacer todo por su cuenta. Por un lado, esto podría venir simplemente de querer tener una visión general de todo lo que sucede; Por otro lado, podría recordarnos las tendencias hacia el orgullo y/o el control. Cada creyente es dotado y llamado a administrar bien sus dones para la gloria y el propósito de Dios. En todas las temporadas, parte del liderazgo es “equipar a los santos para la obra del ministerio, para edificar el cuerpo de Cristo” (Efesios 4:12). Y en las temporadas que se sienten más urgentes, las personas generalmente están más dispuestas a poner sus manos y servir bien, es parte de una “mentalidad en tiempos de guerra”.

Ya sea el staff cuyas funciones necesitan claridad de una estrategia de ministerio digital, o líderes de grupos que necesitan estar equipados con nuevas estrategias para el discipulado en línea, nuestras iglesias son ejércitos listos para servir la visión, la estrategia y la implementación del ministerio y la misión. A medida que soltamos el control, equipamos y enviamos personas, y construimos el cuerpo para hacer y madurar discípulos, lideramos bien.

3. ¿Estamos ocupando el tiempo extra (de reuniones canceladas, no desplazamientos, etc.) con ocupaciones o con oración?

Uno de los estereotipos más comunes de los pastores es que somos personas que “reparan”. En esta temporada, tenemos momentos en nuestro día que de uno u otro modo se habrían llenado. La cuestión es que todavía los llenaremos, pero ¿con qué? Mis tendencias son abrir redes sociales, consultar un sitio de noticias o recibir una llamada rápida o un correo electrónico. Supongo que los tuyos son similares. Hace unos años, fui desafiado por un antiguo concepto llamado, “liturgia de las horas”. Entre otros, los monjes benedictinos rezaban cada tres horas durante el día, además de vigilias al amanecer, al atardecer y a las 2 de la madrugada. Existen diferentes versiones variadas de esto hoy, a veces a ciertas horas o en “momentos de transición” (por ejemplo, inicio del día laboral, mediodía, final del día laboral, hora de acostarse), etc.

Aquí está el punto: Jesús llama a todos los cristianos a “permanezcan en mí, y yo en ustedes. Así como el pámpano no puede dar fruto por sí mismo, a menos que permanezca en la vid, ustedes tampoco pueden hacerlo, a menos que permanezcan en mí ”(Juan 15: 4). ¿Pueden los líderes de la iglesia convertirse en buenos ejemplos de permanecer, y guiar a otros en esto, incluso si otros nunca escuchan nuestra oración? En los treinta minutos que hubiéramos estado en el automóvil, o en la hora en que se canceló esa reunión, ¿con qué llenarás ese tiempo? Para ser claros, tal vez estos tiempos tengan que ir hacia la actividad del ministerio, (ver punto #1), pero para muchos de nosotros (¡y no solo mientras estamos en cuarentena!), ¿Lograríamos liderar mejor si pasáramos más tiempo con nuestro Dios y Padre, incluso en nombre de nuestro pueblo (1 Timoteo 2: 1)?

4. ¿Estamos siendo fieles a un nuevo ritmo de trabajo y descanso?

Esta pregunta es similar a la #3, pero si la oración es una práctica específica, vale la pena considerar un principio más general, de liderar bien buscando ambos, trabajo y descanso. He trabajado desde casa durante muchos años, al menos algunos días de la semana. Trabajar desde casa solo le agrega a las líneas ya borrosas de estar siempre accesible para correos electrónicos, mensajes de texto y alertas telefónicas en todo momento. Ya no hay un momento claro para dejar la oficina, relajarnos en el camino a casa, bajar el volumen del trabajo y subir el volumen familiar de nuestras vidas… Pero, curiosamente, trabajar desde casa era más la realidad original que nuestro ritmo de trabajo moderno, cuando Dios ¡Inicialmente instituyó el Sabbath o día de reposo entre su pueblo!
En el antiguo Israel y en todas las sociedades agrarias, el trabajo se realizaba en casa. El hogar también era trabajo. Desde el amanecer hasta el anochecer, toda la familia se dedicaba a sembrar, cultivar, cosechar, arrancar malezas, cuidar animales, etc. Raramente dejaban sus hogares. Pero para las comidas, las vacaciones y cuando llegaba la puesta de sol, se detenían. El pueblo de Dios, descansaba de ese ritmo uno de cada siete días. Los cristianos de hoy no están sujetos a un período específico de 24 horas, pero nosotros, y tal vez los pastores que tienen responsabilidad sobre otros, tendemos a usar ese hecho para justificar la adicción al trabajo. Si eso es cierto para ti en general, es probable que incluso sea aún mayor en un momento que se siente incierto y/o urgente. Pero “el día de reposo fue hecho para el hombre, no el hombre para el día de reposo” (Marcos 2:27). ¡El descanso es un regalo! ¡Dios diseñó el día de reposo específicamente para Su pueblo, para administrar no para malgastar!

Aquí hay una realidad aún más difícil. Este principio es tan cierto todos los días como lo es semanalmente: Dios hizo nuestros cuerpos (y nuestras almas) con la necesidad de dormir, comer, vacacionar, desconectarnos y con ritmos diarios de trabajo y descanso. Cuando bloqueamos nuestros teléfonos, modelamos el autocontrol. Cuando no estamos accesibles las 24 horas, los 7 días de la semana, enseñamos a las personas a recurrir a Dios en lugar de al falso salvador de su pastor. Cuando mantenemos un horario diario, que incluye diligentemente llenar las horas de trabajo esperadas por nuestros superiores, así como cesar de ese trabajo (que también nuestros superiores deben esperar), lideramos bien.

5. ¿Cuidamos bien nuestras propias almas y familias para que podamos cuidar a los demás y a los suyos?

Cada vuelo en el que has estado ha incluido el mismo anuncio: “En caso de emergencia, coloque primero su propia mascarilla de oxígeno, luego puede girar y ayudar a los demás”. Lamentablemente, muchos pastores ignoran este consejo a nivel espiritual. Si creemos en las palabras de Pedro de que servimos “entre el rebaño” (1 Pedro 5: 2), entonces amigos, somos ovejas antes que pastores; somos humanos antes de ser pastores. Estamos llamados a ser “ejemplos para el rebaño” (5: 3), y una de las calificaciones para dirigir en la familia de Dios es el liderazgo sabio de nuestras familias (1 Timoteo 3: 4-5). ¿Qué pasaría si Dios quisiera que le demos más tiempo en esta temporada únicamente a nuestra propia vida espiritual y al discipulado de nuestras familias?

Todos los años pasé unos días junto a un lago con un grupo de pastores que conozco y en quienes confío profundamente. Durante muchos años, han llorado conmigo, me han reprendido, me han animado y yo a ellos. Nos divertimos mucho y nos recordamos a Dios. Una cosa que hemos hecho en esas reuniones anuales es leer las epístolas pastorales de Pablo, como un control de nuestras propias almas y vidas espirituales. ¿Estamos, “Oh [hombres] de Dios, … buscando [justicia], piedad, fe, amor, firmeza, mansedumbre” en nuestras propias vidas, o simplemente llamando a nuestra gente a estas cosas? ¿Estamos “peleando la buena batalla de la fe, o hay áreas que estamos escondiendo detrás de una máscara? ¿Nos “aferramos a la vida eterna a la que fuiste llamado y sobre la cual hiciste la buena confesión en presencia de muchos testigos”, o nuestra esperanza se está marchitando? (Las citas son de 1 Timoteo 6: 11-12.) ¿Estamos amando a nuestras familias, viendo a nuestras esposas, discipulando a nuestros hijos y creando espacios para la espiritualidad, el ministerio y la misión para prosperar en nuestros propios hogares, o simplemente predicamos estas cosas desde nuestros púlpitos?

Compañeros líderes, esta es una temporada en la que podemos hacer esas preguntas y centrarnos en nuestras propias almas y familias. Cuando “tengamos hambre y sed de justicia, [seremos] saciados” (Mateo 5: 6). Solo cuando Dios nos llena, podemos ser “derramados”, como Pablo, para el beneficio de otros (Filipenses 2:17). Podemos llevar bien como ejemplos al rebaño en estas áreas, incluso cuando estemos separados de ese rebaño. Lideramos bien mientras cuidamos nuestras propias almas y familias.

6. ¿Estamos trabajando como para el Señor en una temporada donde la afirmación humana es prácticamente imposible?

Un tema en todas las Escrituras es que cualquier trabajo que hacemos, lo hacemos para Dios. Dios diseñó el trabajo antes de la caída en el Edén (Génesis 1: 28). “Hagas lo que hagas, hazlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” (Colosenses 3:23). “Ya sea que comas o bebas, o hagas lo que hagas, haz todo para la gloria de Dios” (1 Corintios 10:31). “Corramos con paciencia la carrera que se nos presenta” (Hebreos 12: 1). Nuestra mayor esperanza al final de cada día y al final de esa carrera de toda la vida es escuchar a Jesús elogiarnos: “Bien hecho, buen siervo y fiel… Entra en el gozo de tu Señor” (Mateo 25:21). Esta puede ser la tarea más difícil de cumplir, ya que nos preguntamos si estamos liderando bien cuando nadie ve: ¿Estamos trabajando para la aprobación del hombre o la gloria de Dios?

Después de todo, mientras “trabajamos sinceramente … para el Señor”, objetivamente sabemos “que el Señor les dará la herencia como recompensa” y que “ustedes sirven a Cristo el Señor” (Colosenses 3:24). A medida que “corremos [nuestras carreras] con paciencia”, lo hacemos “mirando a Jesús, el autor y consumador de nuestra fe” (Hebreos 12: 2), al menos sabemos que eso es lo que se supone que deberíamos hacer. Pero para algunos de nosotros, ¿incluso nuestro ministerio pastoral se ha convertido en “complacer a la gente” en lugar de “prestar un servicio con buena voluntad al Señor y no al hombre” (Efesios 6: 6-7)? ¿Predicamos, equipamos, oramos, planificamos para que nuestras plataformas e iglesias puedan crecer? ¿Es posible que nos hayamos deslizado involuntariamente a “adorar y servir a la criatura en lugar del Creador” (Romanos 1:25)? Lideramos bien cuando recordamos que, (citando una frase que escuché a fines de la década de 1990), tenemos una audiencia de Uno.

Escribí arriba que el llamado pastoral obviamente está enfocado en las personas. Esto es cierto, pero hermanas y hermanos, nuestro cuidado no está definido por las personas. Lideramos bien cuando recordamos que incluso nuestro ministerio es “de él y por él y para él.¡ A él sea la gloria por siempre! Amén”. (Romanos 11:36).

Mi propio “gancho al hígado”

Escribí esto tanto para mí como para cualquier otra persona. Necesitaba esta introspección esta semana. Me encuentro entre los muchos líderes que han hecho preguntas similares en esta temporada: “¿Cómo sé que estoy liderando bien cuando no sé cuál es la prioridad?” “¿Cómo sé que estoy liderando bien cuando no hay una reunión semanal, reuniones de staff o contacto en persona?” O lo más conmovedor: “¿Cómo sé que estoy liderando bien cuando nadie puede ver?”

En la primera semana de cuarentena, descubrí que mi definición de “paz” y “descanso” se encontraba en mi capacidad de controlar, producir, administrar resultados y ordenar mi vida. ¡Nada de eso se siente posible en esta temporada! ¡En esta temporada, finalmente me veo obligado a “ser fuerte en el Señor y en la fuerza de su poder” (Efesios 6:10)! A medida que me esfuerzo aún más en mi propia fuerza, definitivamente no estoy liderando bien.
Pero Dios nos dice que la “paz” y el “descanso” (un buen liderazgo), se encuentra realmente en confiar en Él: soltando (porque Él tiene el control y Él edifica Su Iglesia), recibiendo (porque Ama a Sus hijos y da buenos dones), confiando en Dios (porque siempre es bueno y verdadero) y buscando su voluntad para cada hora y día (porque lo nuestro es buscar primero su reino, mientras que lo suyo es encontrarnos y darnos el pan diario supliendo las preocupaciones de cada día). Compañeros líderes, el descanso (de acción y mente) es una declaración de dependencia.

Una definición de integridad es hacer lo mismo cuando las personas pueden o no pueden vernos. Muchas de las preguntas anteriores tratan de cosas que nadie verá nunca. Así que liderar bien en esta temporada (y en cada temporada) tiene mucho que ver con la integridad.
Para nuestros roles, es cuando buscamos a Dios y administramos todas nuestras horas diarias y al pueblo de Dios, que lideramos bien. Para nuestras almas, es cuando miramos a Cristo y aplicamos su evangelio y descansamos en sus promesas en todas las circunstancias que lideramos bien. Estoy seguro de que esta pequeña lista de verificación está incompleta. Pero oro porque nos ayude a todos a respirar un poco y encontrar algo de libertad en las mentiras que podríamos estar creyendo. Y espero que nos dé espacio para hacer una pausa, pensar, e incluso modificar si es necesario, ya que consideramos cómo liderar bien cuando nadie puede vernos.


No estás solo mientras navegas en esta temporada única de vida y ministerio. Estamos en esto juntos.

Related Content

Ben Connelly

Author Ben Connelly

Ben Connelly is Director of Training for Saturate. After 19 years serving in local churches together, Ben and Jess now get to serve disciple-makers and planter couples across the world, as well as churches/ organizations with a desire for sending. They live in Fort Worth, TX with their three kids. Ben has written/contributed to several books, workbooks, articles, and publications, and has taught university and seminary classes. He serves as an elder in The City Church (Acts29/Soma), which he and Jess planted in 2009. Learn more: benconnelly.net

More posts by Ben Connelly

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This