Nuestro Trabajo no es ser Jesús | Saturate
En EspañolIglesiaLiderazgoPastoreo

Nuestro Trabajo no es ser Jesús

Luchando con la codependencia en el ministerio

By November 27, 2020 No Comments

El ministerio pastoral puede ser una ocupación peligrosa. Muchos entran en esta obra con un llamado noble y piadoso: traer gloria a Jesús pastoreando y equipando a su rebaño para hacer discípulos que hagan discípulos. Sin embargo, muchos de nosotros nos ponemos encima un peso de responsabilidad que sólo Jesús puede llevar, e incluso esperamos que nuestro ministerio gane o alcance algo que solo Jesús puede dar.

El problema para muchos de nosotros, o al menos para mi como pastor, es que no somos muy conscientes de nosotros mismos. Yo no era consciente de mi propio sentido de importancia personal (arrogancia), y no sabía cuánto necesitaba que la gente me quisiera o me necesitara (codependencia). Pensar más de mí mismo, mientras que falsamente creí que lo que la gente realmente necesitaba era más de mí, más de mi tiempo y más de mi ministerio, no solo fue idolatría, sino fue profundamente dañino para mi propia alma, mi familia y la salud de la Iglesia.

Pablo es claro en su amonestación a Timoteo (2 Timoteo 4: 5) así como en su calificación de ancianos (1 Timoteo 3: 2) que los líderes de la iglesia deben ser sobrios. En Romanos 12: 3, Pablo instruye a todos los creyentes a no pensar de sí mismos más de lo que deben pensar, “sino a pensar con juicio sobrio cada uno, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno”. Esto significa aceptar humildemente mis propias limitaciones y aceptar tanto mi necesidad de Jesús y su suficiencia como la ayuda de los demás.

Punto de Quiebre

Al principio de mi ministerio, mi quebrantamiento llegó a un punto crítico en un campo de golf con algunos hombres de mi iglesia. El peso de la responsabilidad del liderazgo, junto con mi necesidad de agradar y de ser necesitado, era demasiado para soportarlo o manejarlo. Estaba fallando en todos los frentes y como resultado me estaba desmoronando emocionalmente. Así fue mi juego de golf ese día. Enfurecido, arrojé mi palo de golf tan lejos como pude. ¡Mis amigos se sorprendieron!

Afortunadamente, estos hombres, todos seguidores de Jesús, se acercaron amablemente a mi lado y sacaron a relucir lo que estaba pasando en mi corazón. Todos necesitamos amigos comprensivos que saquen las aguas profundas de nuestro corazón (Proverbios 20: 5). Mientras escuchaban, me recordaron que esta es la iglesia de Jesús y, en última instancia, la iglesia es responsabilidad de Jesús. No necesitaba llevar ese peso sobre mis hombros. Sus hombros eran lo suficientemente grandes.

Esto no solo me estaba aplastando. También aplastaba a la gente de nuestra iglesia. Había estado tratando de ser Jesús por y para nuestra iglesia y, como resultado, estaba pidiéndole a la iglesia que hiciera lo mismo por nuestra ciudad. Muchos de nosotros estábamos siendo quemados y arruinados por mi cristología rota. Solo Jesús puede ser Jesús. Y Él no espera que tú, yo, o la iglesia seamos Jesús por él.

Solo Jesús será Jesús

Nuestro trabajo no es ser Jesús. Nuestro trabajo es creer en Jesús, depender de Jesús y someternos a que Jesús trabaje en nosotros y a través de nosotros para lograr su obra. No estamos destinados a llevar el peso del mundo o la misión de Jesús sobre nuestros hombros. Jesús vino a buscar y salvar. No espera que seamos salvadores. Y tampoco quiere que nuestro “éxito” en el ministerio, o el índice de aprobación de los demás, se convierta en nuestro salvador. Somos aceptados y amados por Dios por la fe en lo que Jesús ha hecho, no por cualquier trabajo que nosotros podamos hacer.

Para que seamos fieles en la obra del evangelio, Cristo debe vivir y obrar a través de nosotros. “Fui crucificado con Cristo”, dice el apóstol Pablo. “Ya no soy yo quien vive, sino Cristo quien vive en mí. Y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí ”(Gálatas 2:20). En otra parte dice: “Ocupense en su salvación con temor y temblor, porque es Dios quien obra en ustedes tanto el querer como el hacer, para su beneplácito” (Filipenses 2: 12-13).

Las obras de justificación, santificación y glorificación son todas las obras de Dios, de principio a fin. Claro, trabajamos en lo que Dios está haciendo en nosotros, pero aun así, sigue siendo Su obra en y a través de nosotros. Lo mismo ocurre con el ministerio de la iglesia. Jesús dijo que él, no nosotros, edificaríamos su iglesia (Mateo 16:18).

Mi Guerra Renovada

En los últimos años, he tenido que enfrentarme a mí mismo con honestidad y dolor. Y con la ayuda de otros, me he dado cuenta de que he tenido más creencias erróneas y respuestas rotas que son dañinas tanto para mí como para aquellos a quienes dirijo.

Cuando era niño, experimenté una gran vergüenza por parte de los líderes espirituales de la iglesia. No era consciente de eso entonces, pero ahora soy consciente de que esas experiencias me marcaron profundamente. Para lidiar con mis sentimientos de vergüenza tóxica, aprendí a actuar para ganar aceptación y aprobación, encubriendo pero sin deshacerme realmente de la vergüenza que sentía. Esto incluyó mi vida espiritual y eventualmente mi ministerio como pastor. Aquellos que observaban desde lejos vieron mis competencias, trabajo arduo, alta capacidad, productividad y fruto espiritual. Sin embargo, aquellos que fueron cercanos y personales en mi vida vieron daño emocional y deterioro tanto para mí como para los más cercanos a mí.

Afortunadamente, una vez más, tuve a hombres y mujeres a mi alrededor que me amaban profundamente y se preocupaban por mi salud emocional y espiritual. Me instaron a comenzar con la consejería para que pudiera crecer en una mayor conciencia de mí mismo y experimentar la sanación y la libertad que tanto necesitaba.

Codependencia en el Ministerio

Con una mirada fresca, tuve que volver a las verdades que había escrito una vez. No solo necesito recordar con regularidad que Jesús realmente es suficiente, sino que también he llegado a comprender que necesito personas comprensivas que me ayuden a sacar las aguas profundas de mi corazón.

He llegado a ver mi codependencia en el ministerio y en mis relaciones: la codependencia se define de esta manera: “soy bueno solo si tú eres bueno conmigo”. O, tu respuesta (exterior) determina mis sentimientos y creencias (interior). Esta codependencia me ha producido una falsa creencia de que soy demasiado responsable de la iglesia y del comportamiento de los demás. También me ha llevado a buscar a otros para que me den lo que sólo Jesús puede darme.

Y debido a que me he sentido demasiado responsable por el comportamiento de los demás y me he hecho mucho más necesitado de la aprobación de los demás, he aprendido a maniobrar, manipular y buscar inconscientemente controlar los comportamientos y opiniones de los demás sobre mí. Esto no es libertad.

Pablo advierte contra este tipo de ministerio: “¿Estoy buscando ahora la aprobación del hombre o de Dios? ¿O estoy tratando de complacer al hombre? Si todavía estuviera tratando de agradar al hombre, no sería siervo de Cristo ” (Gálatas 1:10). Cuando alguien o cualquier otra cosa que no sea Jesús tiene dominio sobre nosotros, no somos libres.

Suficiencia y Camaradería

¿Entonces, qué vamos a hacer? Primero, como todavía estoy aprendiendo a hacerlo, recordamos y confiamos en la suficiencia de Jesucristo para nuestra aceptación, importancia y seguridad. Tú y yo somos perdonados, aceptados y completados no por nuestro propio trabajo, sino por el trabajo de Jesucristo.

Sin embargo, espero que, como yo, también necesites la ayuda de otros. Algunos pueden encontrar que durante una temporada necesitas más ayuda de la que tus amigos pueden brindarte. Si es así, te insto a que consultes a un consejero centrado en el evangelio que te ayudará a caminar de manera integral a través de la sanación y la libertad. Pero lo más significativo es que, a largo plazo, busques hombres o mujeres comprensivos que puedan acompañarte como amigos y sacar con gracia y amor las aguas profundas de tu corazón (Proverbios 20: 5). Las personas que caminan de cerca con Dios, han atravesado su propio camino de sanación, tienen la sabiduría de Dios y su palabra, y aman a las personas de manera genuina y cuidadosa.

Una vez que encontramos a esos amigos y consejeros, les preguntamos qué ven en nosotros. Una pregunta que he aprendido a hacer es: ¿Cómo es estar del otro lado de mí? Otra pregunta útil podría ser: ¿Dónde me ves depender más de mí mismo o de los demás que de Jesús? Ahora, para tener la seguridad personal de preguntar esto, necesitarás volver al paso uno: Confía en la suficiencia de Jesucristo para tu propio sentido de aceptación, significado y seguridad.

En cuanto a mí, confieso que soy un pastor codependiente que avanza cada vez más hacia una mayor dependencia de Jesús y una sana interdependencia de los demás. ¿Qué hay de ti?

Author Jeff Vanderstelt

As the visionary leader of Saturate, the Soma Family of Churches and a teaching pastor at Doxa Church in Bellevue, WA, Jeff Vanderstelt gets to spend his days doing what he loves – training disciples of Jesus to make more disciples of Jesus and equipping the Church in the gospel and missional living. Jeff is the author of Saturate, Gospel Fluency, and Making Space. He and Jayne, his wife, have three children; Haylee, Caleb, and Maggie. Connect with Jeff at his website www.jeffvanderstelt.com or on twitter @JeffVanderstelt.

More posts by Jeff Vanderstelt

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This