Almas Permeables | Saturate
En EspañolIglesiaLiderazgoPastoreo

Almas Permeables

El Corazón Relacional de la Comunidad: Segunda Parte

By December 11, 2020 No Comments
Almas Permeables

Esta publicación es la primera de una serie basada en una conversación con Rich Plass en el Podcast de Saturate.


Adam Breckenridge: Rich, te he oído decir que somos almas permeables. ¿Cómo definirías un alma permeable?

Rich Plass: Bueno, un alma permeable es el alma que tiene la capacidad de internalizar realmente la presencia de los demás. Robert Roberts señala este punto en un libro “Limning the Psyche”, en un artículo sobre los parámetros de la psicología cristiana. Roberts sostiene que una de las dimensiones fundamentales del alma humana es que es permeable. Ahora, desde una perspectiva teológica, así es como es posible que el Espíritu Santo more dentro de nosotros según Corintios. Somos el templo del Espíritu Santo. Tenemos la presencia del Espíritu Santo dentro de nosotros porque nuestras almas son permeables.

De hecho, también teníamos este refrán cuando éramos niños: “Sticks and stones will break my bones but names will never hurt me.” (“Los palos y las piedras me romperán los huesos, pero los nombres nunca me harán daño”). Bueno, sabemos que es una mentira total porque el discurso verbal que escuchamos en nuestra vida adulta y particularmente en nuestros primeros años, literalmente nos da una definición de cómo nos vemos a nosotros mismos y cómo vemos a los demás. ¿Y cómo pueden ser tan poderosas esas palabras? Porque el alma es permeable e interioriza esas palabras y, en cierto sentido, comienza a construir formas en las que nos vemos a nosotros mismos y vemos a los demás en nuestro mundo.

Dios nos da este maravilloso regalo de ser permeables, que de hecho, sospecho que está realmente relacionado, también, con nuestra experiencia de intimidad relacional. Esto nos guía a una de las alegrías más profundas de nuestras vidas, ¿no crees? Que podamos amar y experimentar la profundidad de ser amados porque nuestras almas son permeables.

Adam Breckenridge: Las almas pueden ser traspasadas ​​o penetradas por las palabras, la presencia y las acciones de los demás, lo que da un significado completamente nuevo a la comunión que tenemos con Dios, que Él nos da Su misma presencia, Su mismo espíritu. Absorbemos Su presencia.

Rich Plass: Si. Creo que eso es lo que Jesús busca, francamente, cuando habla de la vida eterna. Su vida es ahora nuestra vida. Nuestra vida está escondida en Cristo con Dios, dice Pablo en Colosenses 3: 3. Estamos en Cristo. Esta frase, hemos sido sepultados con Cristo y resucitados con Cristo. Incluso hemos ascendido en Cristo. ¿Cómo es eso? Porque Cristo está ahora en nosotros. Ha penetrado en nuestras almas. Su Espíritu habita dentro de nosotros. 

Esta no es una metáfora de una figura retórica de la que están hablando Pablo y Jesús. Esta es nuestra realidad, ¿verdad? Que ahora vivimos con la presencia de Dios y en la presencia de Dios. Y lo que es la vida de Cristo, eso es lo que será nuestra vida

Adam Breckenridge: Esto comienza a tener mucho sentido cuando dices, por ejemplo, en tu libro que no podemos alcanzar nuestro potencial sin relaciones saludables. Obviamente, estamos hablando de una relación sana con Dios, pero también de una relación sana entre nosotros. Me gustaría escucharte explicar cómo definirías una relación saludable.

Rich Plass: Bueno, esa es una buena pregunta. ¿Qué hace a una persona madura? Vamos a respaldarlo un poco. ¿Qué conduce a una relación sana? Y me sorprende que lo que conduce a relaciones saludables, y en realidad es el punto de partida en todas las relaciones, es la noción de confianza. Cuando confiamos en los demás, esa es la plataforma para construir relaciones saludables. 

Sin embargo, si somos desconfiados y los somos, ya que hay una dimensión en todos nosotros debido a un mundo caído del que desconfiamos, pero desconfiamos. si se potencializa debido a, muy probablemente, experiencias familiares de origen, experiencias de la primera infancia, nos volvemos desconfiados. Luego nos volvemos evasivos, o nos volvemos muy, muy indecisos y asustados. Y por eso no estamos dispuestos a ser vulnerables. No estamos dispuestos a acercarnos porque desconfiamos.

Es fascinante para mí que Erikson haya señalado este punto cuando exploró las etapas del desarrollo. Dijo que la primera etapa es aprender a confiar. O aprendemos a confiar o desconfiar, y creo que eso es absolutamente correcto. Lo que un niño pequeño está aprendiendo a hacer es aprender a confiar. Están aprendiendo a confiar en las personas más cercanas a ellos o, francamente, a desconfiar de ellos.

Y me fascina que cuando Jesús nos llama a Su reino, dice: “Debemos volvernos como niños pequeños”. Y fundamentalmente lo que Él nos invita a hacer es a confiar. Estaba releyendo el Evangelio de Juan hoy, Juan 6, donde los discípulos le preguntan a Jesús: “Bueno, Jesús, ¿cuál es nuestro trabajo aquí? ¿Cuál es la obra de Dios para nosotros? ” Y Jesús les dice: “Su trabajo es creer en mí”. Y por eso nos invita a este viaje fundamental de confianza, que es el punto de partida de todas las relaciones saludables, la capacidad de confiar. 

¿Cómo llegamos allí? Bueno, llegamos ahí estando en relaciones, creo que fundamentalmente, con personas sanas. Pero podemos esforzarnos en ciertas cosas. Podemos hacer un esfuerzo estando presentes intencionalmente. Podemos esforzarnos siendo abiertos y receptivos, lo que nos empuja y nos mueve más allá de nuestra actitud defensiva. Creo que podemos progresar en la madurez siendo curiosos, de mente abierta y dispuestos a explorar y buscar comprender lo que alguien más podría estar pensando o sintiendo o incluso preguntando por qué piensan y/o se sienten de cierta manera.

Pero también creo que, al reflexionar sobre la pregunta, creo que una parte esencial de la creación de relaciones saludables no solo es aprender a confiar, no solo aprender a ser generoso, sino también aprender a ser confiable. Si somos dignos de confianza, invitamos a las amistades. Invitamos a la cercanía porque las personas se harán personas confiables y dignas de confianza.

Y eso nos lleva entonces a considerar las virtudes de nuestra fe, ¿Cierto? ¿Cuál es el propósito de las virtudes de nuestra fe? ¿El que podamos terminar siendo buenos hombres y mujeres? ¿O las virtudes de la fe se dan al servicio de algo? Y propondría que las virtudes de nuestra fe están realmente al servicio de la conexión y la comunión. Están al servicio de la intimidad relacional.

Podemos confiar en una persona honesta. Podemos confiar en una persona amable. Creemos que podemos acercarnos a la persona amable y autocontrolada. Pero si es lo opuesto a eso, hay vicios en juego donde las personas son deshonestas e impacientes y carecen de control. Son duros, juzgadores y críticos. Entonces, ¿que pasa? El alma retrocede y nosotros nos retiramos a causa de esos vicios. 

Entonces, fomentar relaciones maduras, ser una persona madura, significa participar en esas virtudes mientras buscamos crecer en el camino de ser personas confiables.

Atanasio Segovia

Author Atanasio Segovia

More posts by Atanasio Segovia

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This