7 Marcas de la Eclesiología Esencial | Saturate
En EspañolIglesiaLiderazgoPastoreo

7 Marcas de la Eclesiología Esencial

¿SERÁ QUE PLANTÉ UNA IGLESIA DURANTE EL COVID? | PRIMERA PARTE

By February 12, 2021 No Comments

“Yo creo que quizá planté una iglesia”.

He escuchado esa declaración no menos de dos docenas de veces desde marzo del 2020. Pero en realidad, a menudo suena más como una pregunta. Como si dijeran: “Fue sin querer, queriendo”. El COVID ha traído mucha creatividad en toda la Iglesia mundial y, a pesar de las probabilidades (o tal vez debido a ellas), Dios ha comenzado nuevas iglesias, incluso durante una pandemia mundial. 

Por un lado, algunas iglesias nuevas comenzaron intencionalmente; por otro lado, algunos pueden sentir que accidentalmente cayeron en la creación de una iglesia. Sé de pequeños grupos en los Estados Unidos que comenzaron a reunirse por separado de su congregación más grande. Conozco familias que comenzaron a reunirse con vecinos, vieron a Dios hacer y crecer discípulos, y ahora se han preguntado si deberían convertirse juntos en una iglesia en casa. Y soy uno de esos locos que fueron enviados intencionalmente por los ancianos de nuestra iglesia, en parte como respuesta a COVID, para formar un equipo central para una nueva iglesia descentralizada en misión en nuestra ciudad.

Entonces, si te preguntas que si has plantado una iglesia, antes que nada, anímate: ¡no estás solo! Durante este tiempo, Saturate quiere ayudarte. Nuestro corazón y nuestro propósito durante la última década es equipar a los discípulos y líderes en el discipulado diario, la misión relacional, el compromiso cultural creativo y encontrar el equilibrio entre la eclesiología bíblica y la descentralización.

El propósito de esta serie de blogs es ayudarte a discernir si has plantado una iglesia. Y ya sea que lo hayas intentado o no, veremos qué hacer si te das cuenta de que has plantado, así como lo qué no debes hacer.

¿Qué hace que una Iglesia sea una Iglesia?

Si le has preguntado a Siri que si comenzaste una iglesia o buscaste en Google “¿Qué es una iglesia?” Seguro te has sentido abrumado por los cientos de definiciones de “iglesia”. Dependiendo del sitio, podcast o rama teológica que encuentres, eres simultáneamente una iglesia cada vez que dos personas toman café, pero también eres una iglesia  solo cuando estás en una templo bajo la supervisión de una jerarquía de autoridad, y todo lo demás.

La cuestión de la “eclesiología esencial” es una que se ha debatido durante siglos y está nuevamente abierta en el radar de la gente en esta temporada de COVID. Después de años de estudio, oración, pensamiento y considerando varios factores teológicos e históricos sobre este tema, aquí hay una definición resumida de una iglesia que puedes comparar con las Escrituras. El objetivo es definir los verdaderos elementos esenciales. Es probable que todos agreguen más a esta lista, pero la pregunta es ¿qué no se debe eliminar?. Y nuevamente, este es un resumen; cada una de estas marcas merece ser desarrollada aún más. Pero como mínimo …

  1. Una iglesia se compone de varias personas, generalmente de varias familias. Primero, una iglesia involucra a más de una persona. Por lo general, involucra a personas multigeneracionales de más de un hogar nuclear. Si bien Cristo habita en cada creyente a través de Su Espíritu, la Biblia llama a la iglesia local un “sacerdocio”, un cuerpo cuyas partes son necesarias para el bien de todos, la familia de Dios y un hogar espiritual.
  2. Una iglesia está compuesta por creyentes que se reúnen regularmente para discipularse. La meta de una iglesia debe ser el discipulado: ver a las personas llegar a conocer a Jesús y ser cada vez más formadas a Su semejanza y en el amor unos por otros. Ya sea a través de la adoración dominical, clases, grupos o Zoom, encontramos formas para que el pueblo de Dios se dedique al crecimiento de los demás. El discipulado requiere que los creyentes se comuniquen entre sí y tengan una relación constante, de alguna manera.
  3. Una iglesia declara el evangelio y está formada por el Espíritu y las Escrituras. Las buenas nuevas (vida, muerte, resurrección, reino y regreso de Jesús) son el mensaje central de la iglesia y deben ser proclamadas tanto en las reuniones como en la vida cotidiana. El Espíritu Santo y la Biblia son la autoridad final de la iglesia sobre la vida, la fe y la piedad. Las Escrituras nos invitan a entrar en la historia de Dios y moldean nuestras vidas a medida que permanecemos cada vez más en Cristo.
  4. Una iglesia adora a Dios de varias maneras. Una iglesia ayuda a las personas a comprender y participar en la adoración. La Biblia describe el canto y la oración como adoración, además de usar nuestros dones espirituales, servir a otros, compartir el evangelio, dar, celebrar, trabajar duro, descansar y obedecer a Dios. Casi todo en la vida puede ser adoración, si es hecho en espíritu y en verdad. Dado que las primeras formas o expresiones de adoración implicaban sacrificios y donaciones desinteresadas, las formas modernas deberían seguir su ejemplo.
  5.  Una iglesia se sirve entre sí y a las personas con las que están en misión. Cada cristiano tiene dones, momentos en la vida y recursos que Dios usa para bendecir a cristianos y no cristianos. Desde incluir y cuidar a los extranjeros, practicar la hospitalidad, hasta ser generoso con las finanzas y los recursos materiales, una iglesia administra los recursos de Dios para los propósitos de Dios. El sacrificio es una respuesta natural de ser amado y servido primero por Dios, y mostrar el evangelio puede abrir puertas para proclamar el evangelio.
  6. Una iglesia practica el bautismo y la comunión. Ya sea que se defina como “ordenanzas” o “sacramentos” (y aunque las diferentes iglesias agregan otros actos a estos), una iglesia sigue el ejemplo de Jesús y lleva a cabo el bautismo y la comunión con regularidad. El bautismo en agua simboliza el bautismo del Espíritu Santo y la entrada a la comunidad del pacto de Dios. La comunión recuerda y declara el cuerpo quebrantado y la sangre derramada de Cristo hasta que Él regrese.
  7. Una iglesia define y capacita a los líderes dados por Dios. Jesús es la cabeza de Su Iglesia. Y el Nuevo Testamento nos muestra iglesias dirigidas por equipos de siervos calificados bíblicamente, que equipan humildemente a los santos para la obra del ministerio. La Biblia llama a estos “ancianos” y “diáconos”. Una iglesia tiene una forma de aprobar líderes según las normas de la Biblia. El desarrollo de líderes conduce a iglesias locales más fuertes y, en muchos casos, a enviar líderes y multiplicar iglesias.

Contexto y Creatividad

Espero que todos los que hayan leído los siete elementos anteriores ahora piensen “Sí, pero …” y “¿Qué hay de …?” Diferentes organizaciones tendrán diferentes posturas sobre, por ejemplo, el modo de bautismo o quién puede ser ordenado. Algunos dependerán más de la soberanía de Dios y otros de la capacidad humana, para la salvación o el crecimiento cristiano.

Hay innumerables estilos musicales, servicios o duraciones de sermones, y se siguen liturgias en las reuniones de la iglesia. Y cada iglesia saludable contextualiza estos elementos para que se adapten mejor a su campo misionero. La fidelidad bíblica a estos elementos probablemente se verá diferente en Shanghai que en Seattle; en París, Francia que en París, Texas.

Nuevamente, estas son cosas grandiosas y necesitan definición, pero no se encuentran entre los elementos esenciales, claros y bíblicos que universalmente hacen de una iglesia, una iglesia. Cada iglesia y organización es una pequeña porción de un pastel histórico y global mucho más grande. Todo lo que estamos diciendo es que si bien cada iglesia probablemente se aferra a más de estos elementos, ninguna iglesia bíblica puede aferrarse a menos de ellos.

¿Por qué todo esto es tan importante?

Alejándonos, y desde una perspectiva más panorámica de nuestro momento actual, las definiciones de términos como “iglesia” y “adoración” son importantes, tanto antes como mucho después de que COVID estuviera presente. Mi esperanza es que los elementos anteriores ayuden a traer claridad, especialmente porque muchas iglesias buscan descentralizarse y todos buscamos formas creativas de continuar creciendo y viviendo juntos como la Iglesia, el Cuerpo de Cristo, en este momento único.  Si estas marcas no están siendo cumplidas, es probable que sea un grupo de cristianos que sería prudente estar conectado a una iglesia que cumpla con esta eclesiología esencial.

En el ámbito de la plantación de iglesias, hay muchas cosas en las que concentrarse, muchas más que evitar, y más. Esos son los temas de las próximas publicaciones de esta serie de artículos.

Ben Connelly

Author Ben Connelly

Ben Connelly is Director of Training for Saturate. After 19 years serving in local churches together, Ben and Jess now get to serve disciple-makers and planter couples across the world, as well as churches/ organizations with a desire for sending. They live in Fort Worth, TX with their three kids. Ben has written/contributed to several books, workbooks, articles, and publications, and has taught university and seminary classes. He serves as an elder in The City Church (Acts29/Soma), which he and Jess planted in 2009. Learn more: benconnelly.net

More posts by Ben Connelly

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This