6 Cosas a Evitar en una Plantación de Iglesia - Saturate
En EspañolIglesiaLiderazgoPlantación de Iglesia

6 Cosas a Evitar en una Plantación de Iglesia

¿SERÁ QUE PLANTÉ UNA IGLESIA DURANTE EL COVID? | TERCERA PARTE

By February 26, 2021 No Comments

¿Por qué los líderes de la iglesia caen y/o se agotan con tanta frecuencia?

Los líderes de la iglesia rara vez se agotan, se descalifican, renuncian o son despedidos debido a algún déficit en su capacidad para predicar, conocimientos de organización, habilidades para pastorear u otras competencias externas en su trabajo diario. Sucede mucho más debido a algo que sucede en lo interno de los líderes: el corazón y el alma; la humildad, el cuidado personal y la vida familiar.

Sin embargo, lamentablemente, las realidades internas de los líderes rara vez se ven y rara vez se trabajan. No soy del tipo de persona que “ve demonios debajo de cada piedra”, pero estoy convencido de que Satanás odia el avance del Reino, por lo que su mirada está puesta en individuos, familias e iglesias que son fieles al evangelio y tienen el potencial de causar un gran impacto por el evangelio.

Un Chequeo del Corazón para los Líderes de la Iglesia

Cuando se me pide que aborde lo que los plantadores de iglesias deben evitar, mi mente inmediatamente toma una dirección diferente a los errores organizacionales comunes que suelen cometer los nuevos líderes. Hay muchos recursos al respecto. O puedes mirar la publicación anterior para ver algunas áreas para priorizar. En cambio, quiero compartir desde el corazón seis cosas que he visto mientras capacitamos a docenas de plantadores que reflejan más las áreas internas en las que hay que tener precaución.

  1. No asumas que eres la mejor iglesia en la ciudad: No puedo decirles cuántas iglesias se han plantado en mi propio pueblo que prometen que, debido a que están aquí, finalmente habrá una iglesia en la ciudad que sea … [completa el espacio en blanco: centrada en el evangelio, diferente, bíblica, relevante, etc.] ¡Finalmente! Plantador, serás una iglesia en tu contexto; no la iglesia en tu contexto. Por la gracia de Dios, serán fuertes en algunos elementos de la misión y el ministerio, y débiles en otros. No intenten ser todo, especialmente al principio, todo el mundo quiere que lo sean. Sean la iglesia que Dios los ha llamado a ser, basados en sus convicciones, sus líderes y su campo misionero. Y celebren a las iglesias que son fuertes en otras áreas, incluso envíen personas a ellas si es necesario.
  2. No camines solo: Esta precaución tiene dos caras. Primero, no camines solo a nivel personal. Necesitas un equipo. ¡Si toda la vida cristiana pasa mejor en comunidad, el liderazgo de la iglesia también! Encuentra un par de hombres y mujeres en quienes confíes profundamente, que tengan dones diferentes a los tuyos y, francamente, que no estén impresionados contigo, y medita con ellos muchas de las decisiones. En segundo lugar, no corras solo a nivel de la iglesia. Las iglesias primitivas se acercaron a Pablo y sus compañeros; Las jerarquías de las denominaciones y la hermandad de las redes existen en parte para servir, proteger y corregir a los líderes de la iglesia. Encuentra un grupo que pueda apoyar a tu iglesia en las formas que necesites y con quién estarías emocionado de contribuir, y únete a ellos. Las cosas pueden ser más lentas que si caminaras por tu cuenta, y es posible que no siempre estés de acuerdo, pero te alegrarás de haber hecho ambas cosas.
  3. No evites a tu iglesia “enviadora”: Las iglesias comienzan por muchas razones y de muchas maneras. Vamos a explorar algunas de ellas en el blog más adelante durante este año. Pero ya sea que fuiste enviado abiertamente, o que comenzaste basado en una división de la iglesia, o tu grupo pequeño o clase o ministerio específico por edad se convirtió en una iglesia durante COVID (ve la publicación n.°1 de esta serie para más información al respecto), ¡No evites ni te escondas ni te quedes en la oscuridad! Protege la unidad de la Iglesia universal de Dios, honra a los líderes, la historia y el crecimiento que experimentaste en la iglesia que dejaste, y mantén la puerta abierta para una genuina asociación por el evangelio, sin importar cuán diferente sea tu iglesia de la de ellos. Quizás te fuiste en buenos términos; tal vez no lo hiciste. Si plantaste en tiempos de COVID, ¡quizás los líderes de tu iglesia ni siquiera sepan que te fuiste! Duke Revard, el director ejecutivo de Saturate, a menudo habla de “desconfiar abiertamente” de los demás si hay tensión. ¡Habla al respecto! ¡Limpia el aire! Buscalos, no te alejes de ellos. Si podemos lograr eso en las relaciones difíciles, seguramente podemos hacerlo en las más fáciles. En resumen, se humilde, arrepiéntete cuando sea necesario, perdona si es necesario, se honesto y franco en todo y honra a la iglesia de la que saliste.
  4. No te alejes del rebaño: Los líderes de la iglesia — pastores, en muchas imágenes bíblicas — son siempre, y primero, ovejas. El apóstol Pedro les encarga a los líderes de la iglesia que “pastoreen el rebaño de Dios entre ustedes”. No dejamos que el rebaño nos pisotee; pero tampoco nos elevamos por encima de ellos. Nunca nos graduamos de ser refinados; nunca dejamos de ser pecadores; nunca estamos por encima de la necesidad de comunidad, relación, conocimiento y responsabilidad. Siempre necesitamos ser pastoreados, así como pastoreamos a otros. Alentamos a menudo a los líderes de la iglesia a “derribar el pedestal” en el que las iglesias suelen colocar a los líderes (o, francamente, en el que muchos líderes perciben que están). Deja que la gente conozca tus imperfecciones. Acepta comentarios. Se discipulado. Se santificado. Se parte de una comunidad genuina, de relaciones profundas y de beneficio mutuo entre el rebaño de Dios. Se una oveja.
  5. No descuides las cosas más importantes: Especialmente si comenzaste una iglesia en respuesta a COVID, o te encontraste en ella más de lo que la buscaste de manera proactiva, es posible que no sientas que tienes el tiempo para hacer algo tan audaz como liderar una iglesia. Si este es tu caso, reúne a la comunidad que se ha estado reuniendo y determinen juntos los mejores pasos a seguir. ¡Pero no dirijas una iglesia de mala gana o por obligación! Por otro lado, es posible que sientas que le puedes dar a la nueva iglesia todo el tiempo del mundo… mientras tanto, tu alma, tu familia o tu trabajo comenzarán a marchitarse en la vid. Todos sabemos que nuestra relación con Dios, nuestro cónyuge y nuestra familia son más importantes que nuestra posición en la iglesia. La comunidad y la misión importan más que un título de liderazgo. (Un anciano renunció una vez porque sintió que no estaba siendo un buen esposo o misionero; ¡fue un hermoso ejemplo para la familia de nuestra iglesia!) La iglesia de Dios importa, y Dios se encargará de ello. La vida personal y familiar de un líder, en parte, lo califica para liderar y servir al pueblo de Dios. No descuides esas cosas más importantes.
  6. No olvides, ni asumas el evangelio: Creo que el mayor error que cometí al liderar “The City Church” durante los años 4-6, fue asumir que el evangelio era el motivo y la meta de nuestra iglesia. Después de todo, durante tres años habíamos hablado muchísimo sobre las buenas nuevas de la vida, muerte, resurrección, reino y regreso de Jesús. Habíamos basado explícitamente nuestras identidades personales y los valores de nuestra iglesia en el evangelio; nuestro objetivo era mostrar y declarar el evangelio. Estaba profundamente entretejido en nuestra cultura. Excepto que no fue así. Al menos no tanto como pensaba. Lentamente, sin querer, se asumió el evangelio. hacíamos referencia a él, pero no lo hablábamos explícitamente. Hablamos de los desbordamientos del evangelio, pero no de las buenas nuevas de Jesús mismo. El apóstol Pablo nos dice que el evangelio es de suma importancia. En Apocalipsis, Juan nos dice que Dios quita los candeleros de las iglesias si dejan su primer amor (las buenas nuevas del evangelio de la gracia de Dios a través de la obra terminada de Jesús). Nuestra iglesia se recuperó, por la gracia de Dios, pero tomó tiempo. Aprende de mi error: ¡no asumas, y ​​no olvides, el evangelio!

“Vigila tu Vida y Doctrina”

Al igual que con cada publicación de esta serie de blogs, hay mucho más que escribir. Hay innumerables cosas que evitar. Huye del pecado. Alejate de la amargura, el secreto y el orgullo. No pongas tu identidad en el ministerio, sino en ser un hijo amado de Dios. Alejate de la autosuficiencia. Como mi amigo Bob Roberts, Jr. bromea: “Mantén tus pantalones puestos y la mano fuera del plato de la ofrenda”.

Pero líder de iglesia, no importa cómo hayas plantado, o por qué o cuándo, no descuides tu corazón y tu alma. No descuides tu vida interior. Presta atención a tu corazón, alma, cuidado personal y vida familiar.

Ben Connelly

Author Ben Connelly

Ben Connelly is Director of Training for Saturate. After 19 years serving in local churches together, Ben and Jess now get to serve disciple-makers and planter couples across the world, as well as churches/ organizations with a desire for sending. They live in Fort Worth, TX with their three kids. Ben has written/contributed to several books, workbooks, articles, and publications, and has taught university and seminary classes. He serves as an elder in The City Church (Acts29/Soma), which he and Jess planted in 2009. Learn more: benconnelly.net

More posts by Ben Connelly

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This