Recuperando mi Humanidad - Saturate
Crecimiento espiritualEn EspañolFluidez del evangelioLiderazgoPastoreo

Recuperando mi Humanidad

FLUIDEZ DEL EVANGELIO PARA MI CORAZÓN

Este otoño, Jeff Schulte, fundador de “Tin Man Ministries” y Jeff Vanderstelt serán los anfitriones de los eventos “Gospel Fluency for the Heart”. Estos eventos están diseñados para ayudarnos a aprender cómo volver a involucrar nuestras emociones, experimentar a Jesús como el sanador de nuestro corazón y encontrar una profunda satisfacción en las áreas que más anhelamos. Jesús quiere encontrarte en tus anhelos y necesidades. Jeff Vanderstelt y Jeff Schulte nos ayudarán a escuchar la voz de nuestro corazón y a aprender, como dijo Jesús, “Bienaventurados los pobres en espíritu porque de ellos es el reino de Dios”, “Bienaventurados los que lloran porque serán consolados “.

Obtén más información sobre la Fluidez del Evangelio para el corazón aquí.


Hace ocho meses, me encontré sentado en un sofá en un intensivo de cuatro días por parte de Tin Man Ministries. No se suponía que yo estuviera allí, pero después de una cancelación de último minuto, recibí un mensaje de texto con la sorpresa de que yo había llenado el último espacio. No había leído ninguno de los libros, así que corrí a Amazon para comprar algunas lecturas esenciales en preparación para mi tiempo ahí.

En muchos sentidos, esta ha sido la historia de mi vida. Fue en 1977 en un viaje en ambulancia de emergencia en ruta a Chapel Hill cuando di mi primer aliento, dos meses antes de lo previsto, un parto prematuro. No se suponía que viviera. Implícitamente, el recuerdo me podría sugerir que aprendí desde mi primer día en esa ambulancia que si iba a sobrevivir, tendría que ser fuerte, capaz y competente para triunfar en la vida.

La mayoría de los recuerdos de mi infancia están relacionados con algún tipo de actividad deportiva. Crecí amando correr y la emoción de competir. Me enorgullecía mucho ser el niño más rápido en la clase de segundo grado de la Sra. Fowler. Cuando ingresé al atletismo en la secundaria, me volví hipercompetitivo. Rechacé mis limitaciones humanas para poder lograr mis objetivos.

Mi conversión a Jesús en mi segundo año de universidad alteró toda la trayectoria de mi vida. Muchas cosas cambiaron drásticamente. Me comí la Biblia. Jesús significó tanto para mí que después de la universidad, me inscribí en el seminario. Sobreviví y la forma de avanzar fue ignorando cada vez más mi humanidad.

Avance rápido en mis primeros días en el ministerio vocacional y comencé a adquirir un poco de reputación como un líder fuerte, capaz, orientado a la acción, resistente y proactivo.

Así que no debería sorprenderte que la plantación de iglesias me atrajera. Me llenó de energía y emoción el desafío y el llamado de plantar una iglesia. A través de una serie de capacitaciones, transiciones y eventos, fuimos llevados a plantar una iglesia con la Familia de Iglesias Soma.

A menudo agradezco a Jesús por la Familia Soma y el hogar espiritual saludable que encontramos. Iniciamos la plantación de nuestra iglesia con una inmersión profunda de seis meses en la naturaleza del evangelio y comenzamos a priorizar la historia personal como el contexto para la obra en proceso de santificación en Jesús. Mi conciencia de mí mismo y mi comprensión del Evangelio se profundizaron.

Lo que ahora sé es que traje a mi fe cristiana el viejo libro de jugadas para hacer que mi vida funcionara. Correr rápido. Ser fuerte. Probarme a mí mismo a través de la competencia.

Después de mudarme cinco veces en ocho años a cuatro estados diferentes, las cosas comenzaron a romperse.

Mi salud física comenzó a ceder. Las pérdidas en el ministerio comenzaron a acumularse. La plantación de iglesias no iba según el plan. El matrimonio lloraba sobre el mismo tema que afectaba el alma. Mis tres hijos, simplemente siendo niños expresaron ataques de ira de la nada.

La forma en que siempre había hecho las cosas para hacer que mi vida funcionara de repente dejó de funcionar. Me sentí tan débil e impotente. Estaba cansado de correr. La fatiga de las decisiones se estaba asentando. La pura fuerza de voluntad ya no era suficiente para seguir adelante. La fuente de la voluntad propia se estaba agotando.

Si el ministerio es la muerte provocada por mil cortes, no estaba demasiado lejos de morir desangrado. Así es como estaba ese día hace ocho meses cuando me senté en el sofá del que hablé al inicio.

Enterradas en lo profundo de mi historia había cosas que no se habían visto, ni contado. Había fuerzas en juego que desconocía en gran medida y que me estaban moldeando de manera profunda. ¿Quién sabe?

Jesús ciertamente lo sabía.

Hoy puedo compartir esta versión de mi historia en gran parte gracias a mi trabajo con Tin Man. Desde entonces, he podido agregar otros términos a mi historia como: trauma, desvío espiritual, desapego, abandono, negligencia y vergüenza.

Para vencer en la vida, el subtexto tácito era: “Más madurez en Cristo equivale a volverse menos humano”. Para que Cristo aumente, mi humanidad debe disminuir. Dos de mis tres hijos nunca me habían visto derramar una lágrima. Mi esposa solo me había visto llorar unas cuantas veces en nuestros trece años de matrimonio. Me sentí como entumido la mayor parte del tiempo, excepto cuando estaba predicando.

En esos cuatro días, poco a poco comencé a volver a aprender a ser humano. Tin Man me enseñó las ocho emociones centrales y las practicamos. Ellos proporcionaron un contexto seguro para practicar la vulnerabilidad. A medida que procesamos el profundo dolor de nuestras historias, esos sentimientos no contados e invisibles fueron desenterrados y nombrados.

Al leer las Escrituras hoy, puedo ver la robusta antropología que Jesús encarnó y asumió en el ministerio. Jesús lloró. Jesús se entristeció por la condición del mundo. Y sí, Jesús se enojó a veces. Parte de su amorosa autoridad sobre la tierra fue la de decir en voz alta lo que realmente pasaba.

Tuve la intensa sensación de que mi corazón latía en mi pecho, lleno de emoción, alegría y esperanza por mi propia humanidad. Comenzó el viaje de sanación. Regresé a casa, senté a mi familia y lloré bien con ellos por primera vez y me disculpé por exigirle demasiado a nuestra familia. Me disculpé por no estar presente emocionalmente. Inmediatamente sentí intimidad y conexión con ellos.

Este nuevo viaje de ser verdaderamente conocido por Dios y los demás no es intuitivo. Me han dicho que requiere toda una vida. Vuelvo a caer en un ritmo insostenible y trato de escapar de mi dolor.

Pero estoy viendo las invitaciones de Jesús que vienen a mí con más claridad en estos días. Y me siento diferente por dentro. Menos angustiado. Más relajado. Más conectado con mi familia. Más intimidad en mis relaciones. Y más bien con el don y la limitación de ser humano.

Tommy Rutledge

Author Tommy Rutledge

Tommy had a radical conversion to Jesus in 1996 during his sophomore year in college. He moved to Texas in 2001 to go through a 1-year discipleship program. He then went on to earn a Th.M. in Pastoral Leadership/Historical Theology from Dallas Theological Seminary in 2007. After serving for several years in vocational ministry, Tommy and his wife Celeste felt called to plant a Church in Asheville. Following a Soma Church Planting residency, Tommy, Celeste, and their three children were sent out to plant Soma Asheville Church in 2015. Tommy has 15+ years of experience leading the Church and is burdened for the lost children of God to find their way back home. Tommy and Celeste have been married for 9 years.

More posts by Tommy Rutledge

Leave a Reply

Subscribe NOW to get the Disciple-Making Starter

Sign up for the Saturate newsletter and we'll email a copy of our Disciple-Making Starter guide to your inbox. Get updates, blog posts and more delivered to your inbox. Unsubscribe at anytime. 

We've sent a link to download your Disciple-Making Starter FREE guide. Please check your email!

Pin It on Pinterest

Share This